Tag: El Blog de José Luis Caritg

La Espiritualidad y la Kabbalah

La espiritualidad explicada

A veces resulta difícil poder responder la pregunta ¿qué es espiritualidad? Afortunadamente existen verdaderas escuelas o tradiciones de desenvolvimiento espiritual que pueden explicarlo claramente. La Kabbalah – Cábala – es una de ellas.

El Árbol de la Vida, un diagrama clarificador

En la mística del judaísmo o Kabbalah existe un diagrama que puede ser comprendido sin excesiva dificultad: es el símbolo del Árbol de la Vida. Representa al ser humano y al Cosmos, y la relación que existe entre ellos. Si se sitúa la pregunta en referencia a ese diagrama, la respuesta puede aparecernos muy clara.

Entender la espiritualidad

Ese es el contenido de la última clase de “Cábala Gratis” impartido en Escuelas de Misterios de Barcelona y al cual podemos acceder ahora por medio de una secuencia de  videos en los que se responde y queda explicada dicha pregunta, según la Kabbalah.

Espero que sean de vuestro agrado.


Ya puedes seguir a José Luis Caritg en Twitter

@joseluiscaritg la nueva cuenta de José Luis Caritg en Twitter - escuelas de misterios barcelona - cabala

@joseluiscaritg es la nueva cuenta de José Luis Caritg en Twitter. Ya puedes seguir al director de  Escuelas de Misterios de Barcelona e Instructor de la Alta Escuela de Cabala de Barcelona.

A través de este canal de comunicación en las redes sociales, Caritg irá informando en primera persona de aspectos relevantes para los estudiantes espirituales, opiniones y puntos de vista del sendero del retorno.

Junto a @joseluiscaritg también puedes seguir en Twitter a Escuelas de Misterios a través de su cuenta @escmisterios.


Club Escuelas de Misterios

Una de las recomendaciones vitales que Patanjali, el gran sabio hindú del yoga, imparte a todo estudiante espiritual es que debe efectuar “lectura espiritual”. Si bien, el sentido primordial de este aforismo consiste en la necesidad de ver en todos los eventos de la vida diaria “la mano guía de la Deidad” aprendiendo a “leer” en cada experiencia cotidiana su sentido espiritual, también es cierto que la recomendación hace referencia a la lectura literal de verdaderas obras espirituales que sepan señalar a través de la letra impresa, la imagen y el símbolo, los grandes principios de la vida a los que están interesados en la mejora y el desenvolvimiento de su consciencia.

Llevar a la práctica esta regla espiritual supone un cierto grado de discriminación a la hora de seleccionar qué clase de libros se debe escoger para efectuar la verdadera “lectura espiritual”. Esencialmente, deben ser obras que incrementen en el lector la aspiración espiritual, la voluntad hacia el bien y la amorosa cualidad de querer ser útil a los necesitados. Obras que, escritas por verdaderos conocedores de la vida y la consciencia, sepan transmitir los valores reales de la existencia y originen en lo más íntimo del lector un alegre impulso por mejorar su vida cotidiana, en un acto de aproximación y emulación a aquello que, en lo escrito, se reconoce como verdadero.

Escuelas de Misterios Ediciones es una editorial especializada en este tipo de obras. En su mayoría, los libros que editamos tienen todos los rasgos que los definen como “lectura espiritual”. Sus autores y los contenidos han sido seleccionados cuidadosamente según este criterio. Son libros que nunca pasarán de moda, permanentemente “nuevos”. Siempre estarán cerca de nuestros ojos y corazones para, a lo largo del paso del tiempo, tomarlos nuevamente y refrescarnos en el impulso de perfección que en nosotros estimularán.

Así, estos libros, que siempre les presentamos, objeto de nuestro Club Escuelas de Misterios, son obras perennes, vivas, verdaderas joyas de contenido espiritual que, con total seguridad, leídas atentamente con el corazón receptivo, incrementarán aquellas cualidades que son la gloria del genero humano y que son el efecto que la “lectura espiritual” pretende conseguir.


Rededicación

Cada año, en estas fechas, a la vuelta del periodo de las vacaciones, los estudiantes de nuestra escuela de kabbalah siempre esperan que las primeras palabras del instructor –aparte de la bienvenida– sean la presentación del nuevo programa de estudios y actividades para el naciente ciclo. La lógica expectativa de actividades atractivas, temas desconocidos, ejercicios y meditaciones superiores, mantiene una mental y emotiva expectación en relación al agradable reencuentro.

La tradición de nuestra enseñanza, basada en un curso que dura 40 años, del cual ya hemos recorrido 15, es, por sí misma, lo bastante dinámica y siempre renovada de contenidos para mantener el vivo interés y creciente dinamismo del estudiante espiritual. Por lo cual nunca existe dificultad en presentar el, vamos a decir, nuevo plan de estudios que, generalmente, es del agrado de la mayoría.

Sin embargo, existe un factor que tiene que ser tenido muy en cuenta en cada reinicio de un ciclo de estudios. Aunque no solamente en los nuevos comienzos sino también cuando los ciclos son muy largos y no existen tiempos en los que parezca que uno se ha dado un cierto descanso en su actividad como estudiante espiritual. Se trata de los que podemos denominar la rededicación.

Cuando antaño comenzamos nuestra vida como buscadores de la verdad y decidimos hollar la senda de la espiritualidad, seriamente, con esfuerzo y perseverancia, lo hicimos, indudablemente, a partir de un impulso interno. Este impulso pudo estar envuelto de unas circunstancias difíciles, a veces experiencias dolorosas o simplemente un hastío de tanto vagar como probacionistas de mil falsos sistemas de crecimiento personal y otras fantasías frustrantes. El hecho primordial es que el impulso interior se manifestó para encauzarnos en una vía cierta de autodesenvolvimiento. Un impulso que nos llevó a dedicar parte de nuestra vida a este nuevo esfuerzo. Tuvimos que separar un tiempo semanal, y diario, para asistir a clase y efectuar las meditaciones; tuvimos que dejar otras actividades, ocupaciones e incluso viejas amistades que no facilitaban nuestra dedicación; tuvimos que dedicar ciertos recursos económicos y, a veces, que viajar pero sobre todo, tuvimos que estar atentos a que queríamos ser de otra manera, superior.

Todo esto se efectuó gracias a que decidimos “dedicarnos” a la vida espiritual y para conseguirlo dispusimos de un impulso o potencial interno que nos empujó a ello. Pues bien, en el reinicio de un curso, es recomendable buscar de nuevo ese impulso interior, esa fuerza que nos ha llevado hacia delante y que es el eje de nuestra vida espiritual. Esto se puede lograr por varios medios, pero uno muy eficaz es la rededicación.

Se trata de buscar de nuevo los motivos que nos llevaron a la vida espiritual, todos ellos, pero ahora, desde un punto de vista superior, mucho más definidos, mucho mejor discernidos. Se trata de mostrarnos la disposición que disponemos para reemprender o simplemente seguir con nuestra autodisciplina de desenvolvimiento. Se trata de hacer objetivos los medios que estamos dispuestos a seguir dedicando en esta decisión, pero, ahora, con la sabiduría de los años de estudio.

Se trata, en fin, de decirnos que estamos dispuestos a dedicar a nuestra vida espiritual nuestros más poderosos deseos – a querer que esa vida superior se exprese realmente. Se trata de decirnos que vamos a dedicar lo mejor de nuestra capacidad intelectual, lo más desarrollado de nuestro nivel emocional; que nuestras acciones serán reflejo de esta vida espiritual y estarán dedicadas a testimoniarla. Y, por supuesto, todo esto manteniendo el equilibrio y el buen hacer diario, en nuestra vida profesional, familiar, etc. que es el producto de los compromisos creados en el pasado.

Esta rededicación es el mejor plan de estudios para un nuevo ciclo y sólo el propio estudiante, en la soledad de su reflexión interna, lo puede efectuar. Así que, ahora, en este reinicio es aconsejable que efectuemos desde el corazón, como el mejor plan de estudios desplegado ante nosotros, nuestra más convincente rededicación.


La Escuela de la alegría

A continuación, reproduzco la carta de una alumna acerca de su visión sobre la Alta Escuela de Kabbalah de Barcelona, Kaph Resh Yeshivá, desde fuera. Ella lleva con nosotros desde siempre, pero desde hace unos años vive permanentemente en el continente americano, por lo que su escrito tiene el valor de quien está lo suficientemente cerca en el corazón y alejada en la distancia y el tiempo como para poder analizar el conjunto con la visión fresca del que acaba de llegar.

K.R. Yeshivá – La escuela de Kabbalah, la escuela de la alegría

Es un lugar donde existe el brillo y la sonrisa del corazón. Donde el regocijo de encontrarse se palpa en cada encuentro. Donde las personas son hermanables y abiertas a compartir. Donde los mayores cuidan de los más pequeños.

Es un ejemplo de cómo debiera ser un grupo humano, trabajando hacia un mismo objetivo. Cada uno aportando lo que mejor sabe hacer.

Hasta ahora han compartido un lugar físico – la sede de la escuela – muy pequeño, para la cantidad de estudiantes que hay. Sin embargo se mueven por él de manera fluida. En cualquier grupo humano, la falta de espacio vital genera tensión, en la escuela esto no se percibe, transitan como si fuera un gran espacio, esto refleja la unidad que existe. Es un solo cuerpo bien cohesionado, se mueven al unísono. Con el ritmo del corazón. Con el impulso de ser mejores seres humanos, de saber que están todos en el mismo viaje. Con la confianza que sienten por su buen guía, el instructor, quién con sabiduría ilumina el camino para todos, de forma muy generosa, y por su esposa, quién representa la segunda columna que sostiene el templo, quién amorosamente los cuida y protege, como una gran madre.

Todos ellos, y todos los que trabajan en la escuela, los que con imaginación y creatividad, hacen que los libros, los videos y la revista salgan a la luz de la forma más bella. Todos, forman una gran familia. La familia que se crea con los lazos de hermandad, de los que deciden conocerse a si mismos, nadar a contracorriente, emprender el viaje hacia las altas montañas, sabiendo que no será fácil, que muchas veces pensarán que a lo mejor se han vuelto locos, que no serán comprendidos por su entorno, que se derrumbarán muchas construcciones hechas de ilusiones y desconocimiento, y que será doloroso. A pesar de todo han decidido emprender el viaje, cueste lo que cueste.

Los principios de verdad, belleza, fuerza, compasión, servicio, están visibles, encarnados en todo el grupo que conforma la escuela, son principios vivos. Se puede sentir en cada uno de ellos como las esferas del Árbol de la Vida, vibran. Como las imágenes del Sagrado Tarot están allí presentes, con ellos entre ellos. A través de su dedicación, esfuerzo constante, y la escucha atenta, han sido capaces de crear entre todos un recipiente donde la gracia se está recogiendo y también se está dando. El servicio Libro Blanco es un ejemplo de estar dando, lo que se recibe en la escuela.

Ahora iniciarán una nueva etapa, tendrán una nueva sede física, mucho mas grande, se inicia una nueva fase del viaje, otra montaña que ascender. Nuevos caminos que compartir. A través del amor de los miles de Shaloms  brotando de sus pensamientos, palabras y obras. Seguirá la luz brillando, con más fuerza aun, con más brillo, con más verdad, con más belleza, con más compasión, con más servicio. Siendo hermanos y hermanas como son, merecedores de recibir todo el amor que siempre fue y será, tendrán el poder de ser un gran centro de expresión, para la primaria voluntad hacia el bien, que eternamente crea y sostiene el universo. Seguirán siendo, la escuela de la alegría a través de todos los tiempos. Que así sea!
Shalom

L.S.J


  • Suscríbete al Newsletter
    de Escuelas de Misterios


    Copyright © 1996-2010 Escuelas de Misterios. All rights reserved.
    Powered by Community Internet - the social media company